Libros: El corredor del laberinto, James Dashner

22 sep

corredorDe esto también tiene la culpa Tumblr, por supuesto.

Ooooooooooooootra trilogía sobre mundo post apocalíptico adolescente. Así es como lo llamo yo, aunque aquí no se sepa muy bien lo que ha pasado, pero da igual, entra en el saco.

Esto es un chico que de repente se despierta en un ascensor y cuando se abren las puertas aparece en un claro donde hay un montón de chicos, sí, solo chicos. El claro está rodeado de un laberinto donde viven criaturas malignas y todos los chicos viven en el claro, donde tienen una casa, cultivos, animales, y todas las semanas reciben cosas necesarias en el ascensor. Y también una vez al mes aparece un chico nuevo. Menos cuando al día siguiente de su llegada, vuelve a aparecer el ascensor, pero con una chica dentro. Que dice que será la última y todo va a cambiar.

Absolutamente nadie tiene ni idea de qué clonc hacen allí toda esta gente, ni por qué clonc hay un laberinto alrededor de su claro que cierra las puertas por la noche, cuando salen los laceradores, una cosa muy muy rara que estoy deseando ver en la película porque no me lo acabo de imaginar. Y sí, me gusta mucho la palabra “clonc”, supongo que ya os debéis imaginar qué significa.

 Ah sí, que hay películas, por supuesto. ¿Cómo no va a haberlas? Trilogía de libros adolescentes postapocalípticos = cuatro películas (por lo menos) que arrasarán en taquilla (o a lo mejor no, pero seguramente sí), y de paso, subirán las ventas de los libros.

Por cierto, Thomas me cae mal. No me preguntéis, pero me cae mal. Y mira que es difícil leer un libro e interesarte por su historia cuando el protagonista te cae mal, aquí más que nada es el misterio de qué clonc le ha pasado a la humanidad, porque le ha tenido que pasar algo, no me fastidies y qué pinta esta gente ahí en el laberinto ¿quién los habrá puesto ahí? ¿la chica también está tontaca como Thomas? Bueno, a eso puedo responder que sí. Así por asociación.

Ahora mismo me estoy leyendo el tercer libro, me está costando una barbaridad entre otras cosas, porque está traducido “latinoamericanamente” y está un poco fuco. Directamente hay frases que no entiendo. Pero bueno, me aguanto.

¿Que si me ha gustado? Bueno, sí y no. Ya he dicho que el protagonista me cae mal, y básicamente ninguno de los demás me cae súper bien, y también hay cosas que se alargan hasta la saciedad en vez de contar de una vez lo que me interesa, es que al final me voy a meter en una de estas páginas wikipedia que van solo sobre un libro o una peli, seguro que sabéis qué estoy diciendo y leerlo directamente allí y ya está, porque a veces es insufrible. Menos mal que es corto y que ya estoy a mitad del tercero y no hay más. Bueno, en realidad sí que hay más, precuelas y relatos que van en medio de estos tres, aunque no sé como si empiezan directamente donde acaban los anteriores, pero vale. Lo que quiera James Dashner.

corredor 1

 

 

- ¿No debería alguien dar un discurso para animarnos?
– Tened cuidado, no muráis.
– Estupendo. Ahora estamos inspiradísimos.

Los clientes que me tienen hasta el gorro ya

18 sep

Trabajar cara al público es un fastidio. Yo sé que a veces soy un poco borde porque me han echado alguna bronca que otra, pero es que a veces es taaaaaan difícil no perder los nervios y querer (vamos a ponerlo suave) nominar a algunos clientes al reto del  cubo de agua helada.  Pero con muchos muchos cubitos. Un montón. Y tirárselo por encima con saña. Yo al menos me quedaría un poco a gusto.

Ya sabemos que hay mucha gente maleducada por el mundo: no controlan a sus hijos, ni a sus perros, cogen el teléfono mientras hablan con el dependiente y lo dejan ahí plantado (y cuando cuelgan aprovechan para mirar los últimos mensajes),  miran por encima del hombro, son súper bordes porque el cliente siempre tiene la razón diga lo que diga, etc, etc. Pero luego hay más tipos de clientes, clientes que los mires por donde los mires no sabes de donde han salido.

Hay gente que tiene que explicar para qué y por qué compra las cosas, tanta explicación que al final no sabes si eso lleva a una compra (o por lo menos a enseñarle y aconsejarle un producto) o solo ha venido a contarle su vida a alguien. Me exasperan principalmente porque no se dan cuenta de que tienen a cinco personas resoplando detrás de ellos haciendo cola. Y ahí están contándote cuantos kilos ha pesado su nieto que nació hace veinte años y qué le hicieron para comer hace un mes cuando vino el domingo.

- Sí, bueno ¿pero entonces qué necesita?

También están los que pretenden devolverte cosas que ni siquiera han comprado ahí. Algunos vienen varias veces, la primera para decirte que su madre ha venido y ha comprado cualquier cosa, pero que resulta que no le gusta y claro, lo tienen que cambiar. La segunda para mirar a ver por qué cosa pueden cambiarlo. La tercera para traerte el producto, en una bolsa de la competencia, de una marca que no ha pisado un pie en esta tienda jamás. Explícales que eso no lo ha comprado ahí después de todos los viajes que han hecho por su culpa.

- Pues claro que lo ha comprado aquí ¿dónde lo va a comprar si no?

- En la tienda que pone en la bolsa. Que no es esta.

- ¡Pero si está segura de que lo ha comprado aquí!

- Ya sé que yo no tengo ni puñetera idea de lo que vendo en esta tienda  y  que es difícil de entender, pero eso no es nuestro.

Y por supuesto que no tienen el recibo, no sé para qué preguntáis.

Mis preferidos son los que creen que no es una tienda, es una venta de garaje de una película americana o algo por el estilo.

- ¿Y esto dónde lo has comprado?

Ya sé que ahora hay unos cuantos almacenes al por mayor que también venden al por menor porque así ellos ganan más dinero y el pequeño comercio cierra, pero de ahí a que alguien piense que en una tienda se compran cosas de otra tienda para revenderlas, como que no tiene mucho sentido, la verdad.

Y si no le dices donde lo has comprado (entre otras cosas porque qué mierda vas a saber tú, que eres un dependiente y lo único que haces es escuchar dramas de los clientes), pues ya se irán de tiendas a buscar eso. Y luego vendrán a verte otra vez a tu venta de garaje a enumerarte los sitios donde puedes ir a comprar esto que ya tienes en tu tienda y que ya vendes en tu tienda.

Otros que también me encantan son los de ¿Y no vas a traer? o mejor aún ¿y no te a va a llegar?

Vienen a pedir cualquier historia (que a lo mejor ni siquiera existe), que no has tenido nunca porque eso ni se vende ni nadie lo necesita o, como he dicho antes, no existe, pero pretenden que aparezca de la nada.

- ¿No te va a llegar?

- Pues mire sí, precisamente mañana llega un camión lleno de monóculos. Es curioso que precisamente hoy haya venido alguien por primera vez en siglos a preguntar por un monóculo.

Dentro de este grupo hay un subgrupo de “gente que espera que al explicar la historia completa de para qué necesita lo que va a comprar aparezca de la nada en un cajón a pesar de que ya le han dicho varias veces que de eso no tienen”

- Necesito una plancha de esas que se calentaban al fuego y luego planchaban.

- De eso no tengo nada.

- Ya pero es que la necesito porque mira, mi bisabuela cuando yo era muy pequeña usaba esas planchas ¿sabes? porque claro antiguamente no había luz ni centros de planchado ni nada ¿eh? Y entonces pues yo ahora quiero una, porque se me ha roto la mía, la que va con luz sí, que es así como esta así blanca, no sé la marca ni nada, pero es blanca y  así acaba como en punta ¿sabes? y tiene unos agujeritos abajo, que hacen como así un triángulo así como esta, pero en realidad no es así es más asá,  y como yo aquí en verano me pongo  y enciendo un fuego en la chimenea todos los días, pues así aprovecho y hago la plancha y seguro que eso no cuesta ná. Cuatro perras, seguro y así ahorro de la luz, porque hay que ver qué cara se ha puesto hija, y claro, yo ahora soy viuda y mi hijo está en el paro y ay, ay, ay, ay, tres años en el paro que está mi Tonín, y ahora mi nuera va y se queda preñá y espérate porque van a nacerle cuatrillizos y ay, ay, ay, ay, ay, que no vamos a poder, qué gastos, qué gastos.

- Ya, pero es que no tenemos planchas de esas antiguas.

- ¿No? ¿Y no vais a traer? ¿Y sabes dónde puedo yo encontrar eso?

Sí, es que además te preguntan en qué otra tienda de la competencia pueden comprar eso que tú no tienes.

Que también es gracioso cuando se han comprado una cosa hace cuatro o cinco años y vienen y te dicen:

- Quiero un libro igual que uno que me compré hace cinco años.

- Vale. ¿Se acuerda del nombre del libro o del autor? (Esperemos que sigan editándolo y que lo tengamos ahora mismo aquí)

- Pues era de tapa blanda.

- Perfecto, ya sé cual es.

Ah, y que no se me olviden los que saben mejor que tú qué es lo que vendes y lo que no y donde está colocado todo en la tienda donde han entrado por primera vez.

- ¿No lo tendrás en ese cajón de ahí?

- ¿Y eso de allí no es?

- Me compré esto el otro día y necesito otro. La chica que me lo dio lo sacó de allí. – Señalando un sitio vacío.

- Ya, pero es que eso ahora lo hemos puesto en esta estantería de aquí.

- Pero ella lo sacó de allí, está allí.- Otra vez el sitio vacío que ahora es un ascensor, por ejemplo.

-Uy, aquí no tenéis de lo que yo quiero. No, no, no, no, no, no. Aquí no tenéis de esto. No, no,  no, no,  no, qué va, qué va.

Yo siempre espero que esta última persona salga por la puerta sin ni siquiera decir lo que quiere, porque a lo mejor sí que lo tengo, pero es gracioso como la gente va a los sitios para luego irse sin más.

Ahora me diréis que si os pasa todo esto el mismo día no acabáis con ganas de hacerlos el reto del cubo de agua helada antes de iros a casa.

Las series que he visto este verano

17 sep

Aquí una entrada resumen (nada rápida, porque me ha costado un montón recordar toda esta información) sobre las series nuevas, series antiguas, miniseries, pilotos, y series que tenia pendientes de ver enteras, que he visto durante estos meses veraniegos en los que seguro que podría haber estado haciendo cosas mejores, o no, en según qué casos:

series enteras

 

 

Tacho 6 de las 11 que había dicho en esta entrada, no está tan mal. Aunque a Los Soprano no los puedo tachar todavía, pero estoy en ello.

 

 

miniseries

 

Las miniseries son para el verano.

nuevas

  • Chasing life
  • Penny dreadful
  • The night shift
  • The leftovers
  • The strain
  • Young & Hungry
  • Extant (creo que me la he dejado, porque hace semanas que no la veo)
  • Welcome to Sweden
  • The Knick
  • Outlander
  • Finding Carter
  • Manhattan

Muchas no han acabado aún, y las que sí, me recuerdan la cantidad de entradas pendientes de series que tengo.

pilotos

  • The lottery
  • Murder in the first
  • The last ship
  • Intruders
  • Girl meets world (era demasiado Disney Channel para mí)
  • Garfunkel and Oates (a lo mejor la hubiera seguido viendo si hubieran aparecido subtitulos y capítulos, claro)

 

temporadas nuevas

 

pilotos invernales

  • A to Z
  • Forever
  • Selfie

 

Y hoy 17 de septiembre, doy por comenzada la nueva temporada otoño/invierno, porque empiezan un par de series que sigo y ya está, no hay más razones. Cada uno que la dé por comenzada cuando quiera.

(Sí, seguro que me he dejado algo en la lista)

Libros: Bailando en la oscuridad, Maureen Lee

16 sep

bailando en la oscuridad Seguro que ahora mismo se os está pasando por la cabeza una de las canciones del verano, que conste que yo solo la he escuchado en coches que pasan, nada más.

No hace mucho leí otro libro de esta autora, Las chicas de septiembre, donde dije que la autora había escrito un montón de libro más, pero solo este me ha llamado la atención de momento.

La historia, que en realidad son dos historias, trata sobre una familia con un secreto, tan secreto que entre que nadie lo sabía y que nadie se acuerda, pues ahí está, que no existe casi. Como digo, son dos historias, una es el pasado, con la tía Flo, que vivió la Segunda Guerra Mundial trabajando en una lavandería de Liverpool y viviendo tranquilamente hasta que le pasó una cosa con su hermana Martha que no le pudo perdonar nunca, y no es para menos, claro. (Anda que ya le vale, hay que tener mala leche, de verdad.)

La otra es Millie, la nieta de Martha, que tiene que hacerse cargo del piso y las pertenencias de su tía abuela después de su funeral. Lo gracioso es que ni se conocían, porque como estaba enfadada con su abuela, ni se hablaban ni nada, pero enseguida siente una conexión especial con esa mujer y con ese piso y con ese vecindario, un mal barrio de Liverpool que antiguamente había sido lo más de lo más.

La verdad es que me ha gustado más de lo que me esperaba, después de Las chicas de septiembre, que al final se quedó en casi nada. Por supuesto, la historia del pasado es mejor que la del presente, más que nada porque tiene más chicha, y algunas cosas que se parecen a Las chicas de septiembre, con eso del ejército femenino de por medio. Al final la del presente es solo la Millie que no quiere una relación seria con su novio, y que quiere que la asciendan en el trabajo y que no es capaz de tirar nada de las pertenencias de su tía a la basura. Y la historia de Flo es mucho más interesante, la Segunda Guerra Mundial, la tragedia del submarino que se hunde en el puerto de Liverpool, la lavandería, el secreto, por supuesto. Mucho más molón, claro. Además, que tiene muchas más páginas dedicadas a ella en el libro.

El tema es que cada vez que decían que Millie venía de Millicent no podía evitar acordarme de la hija de Jerry de Parks and recreation, lo siento.

El libro no es muy largo, no es pesado tampoco, y hay un momento en que hay un segundo secreto que la verdad es que se ve venir un poco, pero como la tía es lenta de callulones en conectar la información pues hasta parece que no te enteras tú tampoco, pero en el fondo sí, claro, porque molas más.

Aunque tampoco es una historia que te vaya a cambiar la vida, porque estaba pensando que tenía que escribir la entrada sobre el libro de esta semana y por un rato largo no he sido capaz de acordarme sobre qué libro tenía que escribir.

bailando

Pelis: Belle

15 sep

belle

Belle es la hija ilegítima del hombre del anuncio de Ferrero Rocher, que es un Almirante de la Marina Real, es mestiza y su padre la lleva a casa de su tío, Lord Mansfield para que la crie y la cuide junto con su prima, que no es mestiza y sí que puede disfrutar de todas las cosas guays que su linaje le ofrece, a pesar de no tener herencia gracias a su madrastra.

Belle es muy querida en su casa a pesar del shock inicial de sus tíos abuelos, pero aún así, hay muchas cosas que no puede hacer, como casarse, comer con su familia, asistir a las cenas que se hacen en su casa (aunque sí que puede unirse luego a la velada), etc, etc.

Está basada en una historia real y por eso me pareció interesante en un principio. La hija  mestiza de un almirante y una esclava a la que su padre ama que acaba siendo criada en la alta sociedad, pues no es una mala historia ¿no?

Bueno, la historia mala no es, pero la verdad es que la película me ha aburrido un poquito.

Y de la voz de doblaje que le han puesto a Tom Felton mejor no hablamos.

Sí, sale Tom Felton que es un posible pretendiente de la prima de Belle, la tía soltera es la prima de Dowton Abbey, la protagonista salía en la primera temporada de Touch, a la tía abuela la hemos visto no hace mucho en La ladrona de libros, por ejemplo y a la prima en Un mundo sin fin. Ah, y como he dicho antes, el padre es el de Ferrero Rocher, La muerte llega a Pemberley, etc.

Resulta que ha habido un incidente en un barco de esclavos,  y como sus padres se conocieron en un barco de esclavos, la chica se siente identificada  y se mete de lleno en el juicio (se me ha olvidado decir que el tío abuelo es el presidente del tribunal supremo), y también resulta que el hijo del pastor quiere ser abogado y el tío abuelo lo toma bajo su tutela en su casa y Dido (sí, Belle), se enamora.

Después hay varios  líos amorosos cuando presentan a la prima en sociedad y a ella no, porque puede vivir de sus rentas (y porque es mulata) y el juicio del barco este de esclavos, que los había tirado por la borda porque decían que no tenían agua ni comida para alimentarlos.

Como decía, la historia es interesante, sobre todo por ver a la sociedad de la época enfrentarse a cosas sobre los esclavos y los mulatos de la alta sociedad, pero en realidad me he aburrido un poco viendo la película.

belle

La fabulosa historia del pinchazo en el pie

11 sep

Hola, hoy os vengo a contar una cosa muy curiosa que me ha pasado últimamente.

El otro día, siguiendo una serie de catastróficas desdichas, que envuelven una bicicleta, la patita de la bicicleta, un montón de coches, puertas de garaje abriéndose y cerrándose varias veces seguidas, y por supuesto a mí misma, acabé con un golpe en el empeine del pie gracias a la patita de la bici, que me duele como un moratón, (que no tengo, pero duele cuando me roza la zapatilla o me doy otro golpe con patas de mesas o sillas, cosa que hago a menudo.)

Al cabo de un par de días, noté que me pinchaba en un ladito del pie, tirando hacia la planta. Después noté que tenía una piedrecita en la zapatilla, así que supuse que se me habría clavado y por eso me daban los pinchazos. Ya que estoy aquí, pues os voy a contar más dramas, como que hace una semana o así estuve un parque para perros y me metí en el césped que estaba alto y después tenía dos picaduras (en cada pie) que picaban a muerte y estaban rojas como un demonio, y que sigo teniendo pero ya no pican, gracias.

Total, que me quito el calcetín pero me sigue pinchando, luego me lo vuelvo a poner y me sigue pinchando y paso los dedos por el calcetín y por el pie a ver si tenía alguna astilla sobresaliendo de alguno de los dos sitios, pero no. Y no veo nada raro a parte de las picaduras y de que me duele el golpe.

Entonces me deja de pinchar. Pero al rato piso mal y me pincha una locura. Y me miro. Veo una rayita, pero en un lugar tan inaccesible a mis ojos que claro, contorsionismo puro para acercarme el pie por la parte de fuera a la cara y mirar qué es esa rayita. Como no veo nada (no me llega el pie, porque no soy gimnasta), pues pienso que es un pequeño corte que curiosamente se ha curado en dos días pero que a veces pincha. Solo a veces, cuando lo toco no.

Y como al día siguiente ha dejado de pincharme pues sigo con mi vida normal, hasta que lo comento y lo enseño y lo miran y me dicen:

- Dame unas pinzas.- Y yo: “oh ah, tengo una astilla”

- ¿Qué es?

- No sé, es como un pelo o un trozo de alambre o hierro muy muy fino.

- ¿Pero cómo va a ser un pelo? ¿Me ha salido un pelo en el pie? ¿Soy un hobbit o qué?

Al final me sacaron lo que, efectivamente, era un pelo. Y no era un pelo que me hubiera crecido allí, no. Era un pelo que había llegado hasta ahí y se me había clavado que no veas, bueno sí que lo veas, mira una foto:

IMG-20140905-WA0011 (1)

Si me está leyendo algún peluquero o alguna  peluquera tienen que estar partiéndose de risa, porque luego lo busqué en google, que siempre tiene la respuesta a todo y resulta que es algo bastante común, sobretodo en ese ramo profesional. Los pelos van por ahí “bambando” y acaban clavados en los sitios más insospechados. Y después vi algunas fotos que de verdad daban mucha aprensión, con pus y verrugas y durezas y cosas varias, así que parece una tontería pero en el fondo no lo es porque se puede infectar. Yo todavía tengo la zona un poco roja. Tened cuidado, niños.

Como pinchaba el cab****.

Va de miniseries: Our world war

10 sep

Serie inglesa sobre historias de la Primera guerra mundial. Tiene tres episodios de más o menos una hora de duración y cada uno de ellos trata sobre una historia diferente:

1- The first day: Agosto de 1914, las tropas inglesas llegan al sur de Bélgica, la historia sigue al 4 batallón, los Fusileros Reales. Al otro lado del canal y del puente Nimy, cerca del pueblo de Mons, están las tropas alemanas. El canal tiene otros 18 puentes y todos creen que van a cruzarlos por la mañana para entrar en combate, hasta que los informes de inteligencia dicen que los alemanes están más cerca de lo que se pensaba y empiezan a preparar los puentes para la demolición.

La batalla acabó con casi todo el ejército inglés y fue la primera gran pérdida de la guerra.

2- Pals: Ahora estamos en 1916, como el ejército está bastante hecho polvo, empiezan a apuntarse como soldados gente muy joven, en compañía de casi todos sus amigos, eso hace que muchos batallones estén formados por amigotes de toda la vida, los “pals” (amigos, aunque a mí me gusta traducirlo como “amigotes”).  En este caso seguimos a los Pals de Manchester, en la batalla de Somme, y en su toma de un bosquecillo rodeado de enemigos. Basado en las cartas del soldado Paddy Kennedy.

3- War machine:  Norte de Francia, 1918. Aquí los protagonistas son los mecánicos, conductores y soldados de un tanque en una gran ofensiva contra los alemanes en Amiens.  Basado en las historias del soldado Chas Rowland.

Posiblemente el que más me haya gustado fuera el tercero, el del tanque. Ver la historia desde dentro de esa nueva arma es algo diferente. Y además hasta resulta emocionante. Los pobres cuando se llenan de humos o no paran de vomitar. Y al final del episodio pasa algo que no te esperas y hay muchos feels.

Aunque los tres están bastante bien. Además, la forma de contarnos las historias es como si fuera un videojuego, esos mapas tan modernos con los avances y esa cámara pegada a los protagonistas (en el primer capítulo cuando el soldado de inteligencia se las pasa corriendo por el río y el pueblo y lleva la cámara en la espalda o en el pecho es genial, si hasta se la ponen a una piedra que sale volando.)

En el primer capítulo creo que no reconocí a nadie, en el segundo sale el hermano de la Kelly de Misfits (en la vida real), que fue la sota de Once upon a time in Wonderland y un hombre lobo en Being Human. Y en el tercero sale uno de los bomberos de The smoke.

En el capítulo de los Pals, también hay una chica del pueblo que se une al ejército como enfermera voluntaria y me hizo gracia el velo cual monja que llevaba en la cabeza, qué incómodo debía de ser. Me apuesto lo que queráis que al final lo usaban como vendas, que seguro que se quedarían sin suministros.

100 días después de la batalla de Amiens (tercer capítulo), se acabó la guerra. 1 millón de soldados no volvieron a casa.

Como sabéis este año se cumplen 100 años del comienzo de la Primera Guerra Mundial (¿quién no se había enterado hasta ahora?), y esta miniserie se ve que está basada (por decir algo) en una que también hicieron a los 10 años de la guerra de Afganistán, se llama Our War, con historias reales también. Yo no la he visto, pero para que veáis lo que me informo para escribir los posts.

La verdad es que con solo estos tres episodios, me he quedado con ganas de más. A lo mejor hasta me pongo el episodio interactivo que hay en la web de la BBC Three, en el que puedes tomar tú las decisiones de la batalla y a ver qué pasa.

 

our world war

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 297 seguidores

%d personas les gusta esto: