Tag Archives: blasco ibáñez

Hoy visitamos: Casa-museo Blasco Ibáñez

10 Mar

portada

  • Construida en 1902
  • Incautada por el ayuntamiento franquista después de la Guerra Civil.
  • Reconstruido en los noventa.
  • Inaugurado como museo en 1997

Si hay un escritor valenciano conocido en el mundo entero, ese es Vicente Blasco Ibáñez. Y ya puede serlo, porque el hombre era prolífico, y además se hicieron decenas de adaptaciones de sus obras al cine y televisión.

La playa de la Malvarrosa era el lugar favorito de los valencianos para pasar el verano. La mayoría solo iban a tomar el sol o los baños, pero la gente pudiente se dedicó a construirse chalets a voramar. Porque imagino que antiguamente esa calle daba al mar y no a las diferentes edificaciones que hay ahora y que te tapan toda la bonita vista.

Blasco Ibáñez mandó construir esta casa en 1902 y aquí se supone que fue donde escribió algunas de sus grandes novelas, como Cañas y barro, que una vez intenté leer pero al final no pude. También es verdad que a lo mejor tenía 10 años, pero ese es otro tema. Después lo destrozaron y cuando ya solo quedaban un par de muros, se decidió restaurar, pero estaba tan dañado que en realidad se reconstruyó por completo, aunque la fachada es igual que la que había en un principio, por dentro está adecuado a su uso como museo.

mesa

En realidad, Blasco Ibáñez se pasó mucho tiempo viajando por el mundo y fundando ciudades en Argentina, así que tampoco creo que viviera durante mucho tiempo aquí.

El museo tiene tres plantas, en la baja hay una exposición sobre su vida (y viajes), y hasta los contratos con las productoras que querían adaptar sus obras. También hay un piano en el que pone “No tocar”, pero de repente alguien se puso a tocar (y cantar). En la primera planta están expuestos muchos de sus objetos personales, cuadros, esculturas  y hasta los muebles de su despacho en el diario El Pueblo y en la tercera un centro de investigación.

curiosas

Entre las cosas curiosas que me llamaron la atención, está esta carta donde Vicente le cuenta a su novia María como ha quedado su cara después de afeitarse pero dejarse bigote y la tarjeta de visita de María Blasco del Cacho, su mujer.

También me alucinó ese álbum familiar que hay abierto por la página de las fotos de cuando Blasco Ibáñez volvió a Valencia en 1921 y absolutamente toda la ciudad salió a la calle a recibirlo. Ahí había más gente que en las mascletàs.

También hay un jardín bastante espacioso en la parte de detrás.

Normalmente la entrada cuesta 2€, pero si vas en domingo o festivo (hasta las 15h), es gratuita.

A %d blogueros les gusta esto: