El descubrimiento de los kakis

portada kakis

El otro día llegó a mis manos un kaki (caqui) y me sumí en una espiral de descubrimiento de kakis.

No quiero buscar nada en internet sobre esta fruta porque quiero sorprenderme de algo por una vez en la vida. Así que ahora mismo lo único que sé sobre ellos es que de unos años a esta parte muchos agricultores están cambiando sus campos de naranjos por campos de kakis.

Los kakis crecen en unos árboles parecidos a los de naranjas y curiosamente también hace poco he descubierto como diferenciar unos de otros, los de kakis me recuerdan a los muñecos bailarines con brazos que se hinchan de aire. Y los naranjos los miran con aire de superioridad.

Inflatable Dancing, Flailing Arms Tube Guy, Blue Sky and Clouds

 

Otra cosa que sé sobre los kakis ahora mismo es que la gente dice “color kaki” y se refieren al verde (diferentes tonos de verde según quién te lo diga, nunca es el mismo verde, a veces es marrón) pero en realidad son… ¡naranjas! Pero el color naranja ya se llama como una fruta, así que el color kaki no puede ser naranja. Muero de curiosidad por si abro el kaki y es verde por dentro. Por eso no voy a buscar nada sobre esta fruta hasta el final de la entrada.

Y cómo lo pelo… ¿Como una manzana? ¿Como una naranja? Tengo muchas dudas. Pero estoy en un viaje kakistencial y tengo que descubrirlo por mí misma.

Este es el kaki en cuestión, el que ha iniciado todo esto:

kaki

Miradlo, es muy mono, tiene una piel lisa y brillante (aunque eso último seguro que se debe a la cera que les ponen a veces en los almacenes), y es duro como una manzana.

Procedo a abrirlo, no sé qué hacer, lo corto, lo pelo…

kaki 2

¡No es verde por dentro!

En el fondo sabía que no iba a ser verde, dirán lo de color kaki por las hojas del árbol o yo qué sé. No ha sido ninguna decepción, pero ha sido emocionante ver que por dentro parecía un melocotón.

Después de esta minuciosa investigación he descubierto que los kakis están buenos, y podría decirse que son entre una manzana y un melocotón.


Y ahora que sí lo estoy buscando en internet, una ronda de curiosidades:

  • El árbol también se llama palosanto, que sí me suena.
  • Leo que no se puede consumir en el momento de la recolección y se me está cerrando la garganta.
  • Se empezó a cultivar en China y Japón.
  • A finales de siglo XX llegó a España.
  • Como decía, ahora se cultiva muchísimo en la comarca de la Ribera en Valencia, sustituyendo a las naranjas.
  • Hay hasta una denominación de origen “kaki de la ribera del Xúquer”, desde 1998, de la variedad autóctona “rojo brillante”.

Si tuviera espacio en mi huerto, tendría un árbol de kakis.

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: