Cuando llueve

Hoy no ha habido entrada sobre libros y es que no he sido capaz de acabar Las luminarias en una semana. Lo siento. Pero para rellenar un poco, y como lleva dos días lloviendo casi sin parar, pues vengo a quejarme contaros las cosas que pasan cuando llueve:

Mira qué tristeza quedarse en casa
Mira qué tristeza quedarse en casa
  • Los niños no van al colegio

¿Por qué? No tengo ni idea. Vale que a veces hay goteras, pero yo alucino con la gente que no lleva a sus hijos al colegio cuando llueve. Y bueno, si son pequeños y van a preescolar pues tampoco se van a perder mucho, pero es que yo he vivido eso en mis carnes cuando ya era mayorcita: llueve y llegas a clase y faltan la mitad de los compañeros. A lo mejor hay un examen y entonces vienen al examen y se van. Eso también es gracioso. Porque la lluvia no ha impedido que vengas al examen, pero luego a casa que a ver si te vas a mojar.

A ver si es que van a ser alérgicos al agua de lluvia, que supongo que puede ser.

rain-360803_640

  • El baile del paraguas

Aquí entra cuando vas caminando por la calle y tienes que ir apartándote de todas las demás personas que llevan paraguas, la gente que va por debajo de los balcones aunque lleven paraguas, o la gente que entra a las tiendas y no saben qué hacer con el susodicho.

Hoy, por ejemplo he oído a una mujer pegar gritos porque es que le había roto el paraguas y se estaba enganchando en todos lados. Como si yo tuviera que solucionarle el problema o algo.

Es gracioso porque en mi caso, cuando llueve sacamos un paragüero para que nadie tenga ningún problema (a no ser que les quiten el paraguas), pero no hay manera.

Están los que se ponen a pegar gritos en la puerta, dando vueltas sobre sí mismos: ¡¡qué hago con el esto, qué hago con esto!! Hombre, si tienes el paragüero a tu lado, si hasta le has dado dos golpes mientras gritabas, y los que van por toda la tienda con los paraguas goteando, los dejan en cualquier sitio, dando igual si es un mostrador o una cesta de productos (y se moja todo) y luego viene lo que más me gusta: ¡¡se lo dejan olvidado!! 

Y así es como los que trabajamos en el comercio no hace falta que nos compremos paraguas, solo tenemos que coger uno abandonado cada vez que lo necesitemos.

rain-931858_640

  • Los medios de transporte

Luego hay cosas buenas como que cuando llueve el metro va vacío. Normalmente está hasta los topes y luego llueve y, o volvemos al punto uno y resulta que cuando llueve la gente adulta no va a trabajar, o de repente todos se acuerdan de que pueden ir en coche.

Y esa es la parte mala, cuando llueve hay atascos. Es que claro, yo lo entiendo, como no estamos acostumbrado a la lluvia, enseguida nos ponemos nerviosos y no queremos salir de casa, no vaya a ser que sea radioactiva. Y, si hay que salir, nada de estar al aire libre más de lo necesario, a ver si nos va a sentar mal.

Después de todo esto no hace falta decir que los días de lluvia en la tienda no vendemos nada porque claro, nadie sale a la calle.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: