Los compañeros de la semana de Betsy

clientes

Por si no hubiera tenido suficiente con los clientes, Betsy también nos escribe sobre sus compañeros, porque una vez que te pones, pues te pones bien:

Los compañeros de la semana:

En mi departamento no recibimos ni hacemos llamadas a los clientes. Hay otro departamento que se encarga de eso y es con esos compañeros con quienes sí tenemos contacto (virtual) día a día. En general la colaboración es buena y tratamos de poner de nuestra parte para entendernos pero… hay de todo.

El que no se entera:

Si algo no está claro, tengo que contactar con mis compañeros, que hablarán con el cliente y me explicarán lo que hay que hacer. Al principio, estos compañeros llevaban allí mucho tiempo y lo sabían todo, todo y todo. Ahora el departamento ha cambiado muchísimo, hay gente nueva cada dos por tres y muchas veces pregunto algo y acabo teniendo que explicarle yo a esa persona cómo funcionan las cosas, lo que está permitido y lo que no. Que lo hago encantada, porque me gusta ayudar, pero mi función no es formar a esa persona, deberían haberse encargado de que sepa de qué habla antes de decirle que conteste a mis preguntas. ¿Y si fuera nueva yo también, qué?

El que no es capaz de aceptar el orden establecido:

A algunas personas les cuesta una barbaridad aceptar las normas y el orden establecido. O el simple hecho de que haya normas y orden. Si su supervisor habla contigo, te pide que hagas una serie de cambios y tú los haces, luego llega este individuo a decirte que hagas exactamente lo contrario. Te pide que ignores todo lo que has acordado con su supervisor, que es el único que puede aprobar esa clase de cosas, y además se enfada cuando le dices que lo aclare con su supervisor y que, si este lo aprueba, estarás encantada de hacer todos esos cambios.

El que siempre le busca tres pies al gato:

Hay gente con un don especial para ver complicaciones donde no las hay y que confunde dar un buen servicio a los clientes con hacer más difícil la vida de toda la oficina. “¿Cómo vamos a decirles que envíen documentación completa? Tienen todo el derecho del mundo a enviar solo un DNI, ¡si necesitamos 3 horas para encontrar el contrato que enviaron la semana anterior, no pasa nada!” Vete a freír porras, anda.

El que se contradice:

Pues igual que los clientes. Quiero que cambies completamente el procedimiento pero que todo siga como hasta ahora.

El que no quiere que le enseñes cómo funcionan las aplicaciones pero siempre las usa al revés:

“No, gracias, no necesito que me expliques cómo funciona, ya lo controlo perfectamente.” Pues menos mal que controlas, porque adjuntas archivos en formatos que no se pueden leer en el lugar menos apropiado y no eres capaz de encontrar nada en la base de datos.

El que cree que trabaja con niños de cinco años:

Hay quien cree que sus compañeros son niños pequeños con problemas de comprensión lectora y que no se les puede enviar más de un email al día, no vaya a ser que se saturen. Un día tuve una movida con una compañera (que no lee los emails a tiempo nunca, por cierto) porque mientras ella estaba desayunando reenvié un email a todo el departamento donde nos explicaban desde España qué código de descuento que teníamos que utilizar para una promoción. Y todo porque ella estaba escribiendo uno con otra información sobre la promoción y, claro, si nuestros compañeros reciben dos emails puede que les explote el cerebro.

El que nunca recuerda lo que le explicas:

“A mí nunca me habías dicho que necesitamos una copia del DNI”. “Si quiere pagar con domiciliación bancaria tengo que registrar la cuenta antes, ¿verdad?” Y así.

El que te pide que te saltes las normas y se extraña cuando te niegas:

-¿Por qué no has procesado esto? ¡El universo tal como lo conocemos se va a acabar si no lo haces en los próximos cinco minutos! ¡Hazlo! ¡Ahora mismo!

-Espera un segundo, por favor. Voy a validar la documentación.

-¡Procésalo ya!

-Disculpa, pero esto no está procesado porque la documentación está incompleta.

-¡La documentación está completa! ¡Vuelve a mirar!

-He vuelto a mirarlo y, como ya te había dicho, la documentación está incompleta.

-¡Que no! ¿Qué falta?

-La forma de pago del pedido.

-¡Procésalo así!

-¿Me estás pidiendo que procese un pedido sin que el cliente pague? ¿Puedes enviarme un email para que quede constancia por escrito?

-Oh, mira, acabo de encontrar la página con la información de la tarjeta de crédito, ahora mismo te lo envío otra vez.

Un comentario sobre “Los compañeros de la semana de Betsy

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: