Pelis: Sharknado 2

Sharknado_2_El_segundo_El_regreso_TV-722691654-largeBueno, pues la primera, de la que os hablé la semana pasada, me divirtió tantísimo que tenía que ver la segunda parte.

Esta vez están en Nueva York porque el tío de la primera parte tenía que ir a firmar el libro que había escrito: “Cómo sobrevivir a un sharknado”, y también a ver a su hermana y su familia, con la que no se habla mucho, por lo visto.

Y les vuelve a pasar lo mismo, claro que sí. ¿Cuántas posibilidades había? Pues muchas, por lo visto.

Por supuesto, los únicos que saben como vencer estos maravillosos tornados con tiburones dentro son ellos, y pretenden hacer lo mismo que en la otra película, lo de tirar bombas dentro de los tornados para que dejen de dar vueltas. Pero esta vez no tienen un helicóptero, así que tienen que subirse a un edificio muy alto.

También hay unos cuantos despropósitos como en la primera película, pero la verdad que me ha gustado un poco menos. Será que ya no era novedad o que a lo mejor hasta está mejor  hecha.

  • ¿Que estás en el hospital porque un tiburón te ha comido la mano? Pues te pones una radial en el muñón y te vas a matar tiburones voladores.
  • ¿Qué estás en la isla de la Estatua de la Libertad y tienes que volver en ferry? Pues te pones en la cubierta y miras a ver cuantos tiburones pueden saltar dentro del barco.
  • Sería muy curioso que alguien que ha escrito una guía de supervivencia a un sharknado muriera en otro sharknado. Y viendo lo bien preparados que estaban la primera vez…
  • Esta vez tenían preparadas las imágenes de archivo de un partido de beisbol.
  • En Manhattan no hay ferreterías porque nadie necesita bombillas ni nada del estilo.
  • En las noticias tienen dibujos de tiburones preparados para ponerlos en los mapas animados del tiempo.
  • Se puede saltar de tiburón en tiburón como si fueran las zamburguesas de Humor amarillo.

Y muchas más cosas graciosas. Como cuando estás colgando de la puerta de un avión en marcha y te pones a disparar tiburones que vuelan.

En esta película sale el padre de Hannah Montanna, que también es su padre en la vida real y el de la versión original de “No rompas más, mi pobre corazón”. Y el que tiene la tienda de antigüedades en Forever.

El final también es apoteósico. Les encanta sacar cosas de dentro de tiburones, está claro.

Como decía antes, esta es un poquito menos cutre, porque esta vez tenían hasta patrocinadores y un poco más de presupuesto, me imagino. Los efectos seguían siendo los mismo, eso sí. Pero bueno, no me ha divertido tanto como la primera. Aún así, estoy esperando que salga la tercera parte, claro que sí.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: