El tarro de los libros

Hoy quería hablar de mi nueva forma de elegir los libros que voy leyendo.

Hasta ahora era una lista (bueno dos) de donde los iba sacando según el turno. Uno detrás de otro, vamos. Pero el otro día vi en algún sitio esta idea de llenar un tarro de cristal (cualquier cosa sirve, claro) con papelitos donde pone el nombre del libro (obviamente) e ir sacándolos a suertes. Es más emocionante porque nunca sabes lo que te va a tocar, pero por otra parte hay algunos libros que van a tener que esperar más todavía a que casualmente salga su papeleta.

tarro libros 1

 

Este es mi tarro. He usado papeles de colores porque son los únicos folios que tengo. Y no, no tienen ningún significado. Ni siquiera me acuerdo de qué parte de la lista escribí en cada uno. Es que mi lista tiene partes. Dos, para ser exactos: la izquierda, de libros que tengo muchas ganas de leer, y la derecha de libros que tengo menos ganas de leer e iba cogiendo uno de aquí y uno de allá por orden. Menos cuando no me apetecía absolutamente nada leer el que tocaba, o era demasiado largo o cualquier cosa, claro.

Ahora todo estos están todos juntos ahí:

lista libros

Algunos llevan tanto tiempo ahí que ya ni sé.

tarro 2

Esta es la última vez que lo he usado.

Para los observadores (que no los “observers”): no, es imposible que pueda meter la mano ahi y sacar algo que no sea el que está el primero. Hay que sacarlos todos del tarro para poder elegir. Mi meta es que algún día haya menos libros, pero todos sabemos que eso es imposible, somos acumuladores de libros.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: