Para entrar a mear: Edición teatro romano

Si hay un sitio curioso donde he entrado a mear, es en el teatro romano de Sagunto. Estoy segura de que supera todas las expectativas que tengáis ahora mismo sobre baños en teatros romanos.

La cosa ya pintaba bien cuando durante la visita vi estas dos cosas:

vateres

De verdad, no hace falta que me preguntéis por qué hago estas clase de fotos. Bueno, en la izquierda vemos una puerta cerrada con llave en la que pone “dones  / mujeres”, al lado había otra de hombres, así que supuse que eran los baños. En la parte alta del anfiteatro, por si te da el apretón mientras ves la actuación, en ese caso espero que esté abierto. En la de la derecha no se aprecia demasiado pero dentro de esa verja hay un bidé. (No estoy segura de como se escribe esta palabra, en realidad). También me hizo gracia. Y no, en ninguna señal de extintor había un extintor. La piedra no se quema, hombre.

Total, que vamos a lo importante. Le pregunto al guardia donde están los baños y me los señala. Estoy un rato esperando a que salgan los que habían entrado antes (a los dos cubículos, uno de mujeres y otro de hombres), y cuando salen a la vez (cada uno de uno) veo unas caras muy raras. Pero claro, acaban de salir del baño. Seguro que está súper sucio o hay una cucaracha algo por el estilo que siempre pasa en los baños. Pero no. Lo que pasaba era esto:

vater sagunto1

 

Se había aprovechado una estructura de la parte de fuera del teatro para encastrar dos cubículos sin techo. Bastante anchos, eso sí, aptos para minusválidos y gente con mucho espacio personal. Y hasta tuvieron el buen gusto de poner ganchos para colgar el bolso. Pero todavía no lo estáis captando en su totalidad, prestad atención:

vater sagunto

 

 

¡¡¡Tachán!!! 

 

Perdonad por la ínfima calidad de la foto (y de la panóramica), pero es que no podía para de alucinar. Y la gente que estaba esperando que yo saliera imagino que tampoco, oyendo que estaba haciendo fotos. Pero esto es digno de esta sección.

La gran intimidad de mear casi al aire libre. ¿Y sabéis que es lo que hay detrás de la lona que hay tapando esa ventana de enfrente? La carretera que sube al castillo. A nivel de ventana. Porque yo lo valgo. Y todos los que meen ahí también, por supuesto.

No, en serio, encima con la cantidad que estaba subiendo al castillo precisamente ese día…

Estos baños grandiosos son lo mejor de la visita, sin duda. En otra entrada os hablaré del resto de la excursión a Sagunto y os explicaré por qué.

Si os habéis quedado con ganas de más Para entrar a mear:

4 comentarios sobre “Para entrar a mear: Edición teatro romano

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: