El musical de Los Miserables

Sin duda lo más guayón que he hecho este año. Espectacular, maravilloso, increíble, emocionante, feels, pelos de punta…

Como sabéis, era la primera vez que veía un musical y lo estaba viviendo a lo loco, sobretodo cuando me encontré con Daniel Diges en los alrededores del Palau y hasta me saludó. Y yo no dije nada. ABSOLUTAMENTE NADA. Debo ser la única fangirl que se calla.

IMG_20141109_170347

Aunque la foto se ve fatal, ahí tenéis la prueba definitiva, Orwis con la insignia preparado para ver el espectáculo. Si alguien está comprando entradas (o va a comprar entradas para cualquier cosa) y desea saber si el palco par del segundo piso se ve bien, pues sí, se ve bien, pero la barandilla da un poco por saco, la verdad. Lo malo es que no se diferencian muy bien las caras de los actores, pero no pasa nada, para mí sus caras eran los de la película.

Y siguiendo con el tema del Palau, la verdad es que me esperaba la sala un poco más grande, no sé. Y que estuviera un poco mejor hecho, he leído que antes los asientos laterales de los palcos en vez de estar ladeados hacia el escenario, miraban al palco de enfrente.

Si hasta me pareció oír como llovía por encima del sonido de los altavoces. Pero que conste que no llovía porque los actores cantaran mal.  ¿Os acordáis cuando os dije que saldríais de allí queriendo ser estrella de los musicales? Pues seguro que más de uno lo hizo. Pero es que yo me pregunto ¿cuándo te das cuenta de que cantas que flipas? ¿Estás un día en la ducha y dices, “madre mía, canto que flipas, voy a tomar clases de canto”?

Como no hace falta que os cuente de qué va la historia, ni que fue una cosa espectacularmente bien hecha y cantada y de todo, os voy a seguir contando como una de las tías que sentaron detrás mía no paraba de buscar cosas en su bolso con la luz del móvil, y después dejaba el susodicho con la luz encendida porque no molestaba a nadie (no qué va). Así dos o tres veces durante todo el espectáculo. A ver qué falta le hacía. También se pusieron a hablar entre ellas porque no entendían nada de la historia y no se creían qu e el señor alcalde fuera Valjean y les tuvieron que decir que se callaran.

Lo que yo no entiendo es como te gastas una pasta (será que para ellas no lo era) en ir a ver un musical que no sabes de qué va, o sea, que te sacas las entradas y ni te molestas en leer una mísera sinopsis. Si yo no voy al cine sin saber qué es lo que voy a ver…

También estaban las señoras que estaban indignadas porque claro, “es una adaptación y eso de los candelabros no sale en la película”. No qué va, tendrías que haber hecho como yo y haber visto la película antes de ir a ver esto. O no, porque no estás tan loca como yo.

Y la gente de bien que compraba copas de champán en el entreacto.

Y ahora hablando del espectáculo:

La gente canta que flipas. Los niños también. Tienen a tres niños que casualmente tienen el mismo apellido y que hacen de Gavroche:

gavroches

No sé si todos a la vez o cada uno en una función, pero sí.

Con lo que estaba alucinando es con los decorados ¡la cantidad de cosas que tienen escondidas en los laterales! No me extraña que tarden tanto en montar, si es que es una locura. Me hacía especial gracia cuando de repente una mesa se iba sola hacia el lado. Grandes momentos.

En esto, tengo que comentar la brutal escena del [SPOILER] suicidio de Javert. Cuando empieza a cantar ya estaba yo esperando a ver qué pasaba, si hasta pensaba que podían levantar el escenario poco a poco para que se tirara al suelo o algo, pero eso no iba funcionar de todas maneras. Muy bien resuelto, sí.

Hablando de Javert, en esta ocasión no pudimos ver (y oír) al actor que lo interpreta normalmente, pero como no lo conozco, pues como si no me hubiera perdido nada, el sustituto lo hizo muy bien y  por eso le aplaudí mucho al final. Como a Enjolras, que hay un momento en que se abraza con Grantaire durante una canción y estoy segura de que grité canon pero no me importa. Estaba todo el rato pensando en que Grantaire iba borracho (como tiene que ser) y estaba todo encariñado con Gavroche. Y hablando de Gavroche, no puede ser que yo me haya inventado que en el libro es hermano de Éponine. ¿¡¿¡ Por qué nadie lo dice nunca?!?!

Y una cita de la wikipedia para demostrar que no es un detalle invención mía:

Gavroche is the eldest son of M. and Mme Thénardier. He has two sisters, Éponine and Azelma, and two unnamed younger brothers.

Claro que la tal Azelma tampoco sale nunca en ningún sitio.

Bueno, y  llegados al final del musical estuve un rato teniendo feels mientras miraba el escenario ya vacío y a la gente irse (en realidad estaba esperando para irme yo también), pero al final tuve que cortar los feels y levantarme porque la acomodadora se había acomodado a mi lado y, aunque no me decía nada, estoy segura de que quería que me fuera. De hecho, cuando por fin me levanté, salió detrás de mí  y cerró las puertas. Pero no me lo tomo como nada personal ni nada.

Total, que si tuviera que darle puntuación de palomitas a esto, habría palomitas para acabar con el hambre en el mundo. Aunque igual no sea muy sano basar la alimentación mundial en palomitas y nada más, pero igual sería un avance.

A lo mejor me he ido un poco por las ramas, pero ya me da todo igual: HE VISTO EL MUSICAL DE LOS MISERABLES!!!

9 comentarios sobre “El musical de Los Miserables

Agrega el tuyo

  1. jajajaja! Sabía que te iba a encantar, es que es épico! ÉPICOOOO!
    Y ya, a mi también me molesta que nunca digan que Gavroche y Éponine son hermanos… ¡si no cuesta nada!
    Aunque lo que me molesta de verdad es la peña que no se calla en estas cosas, yo soy de las locas que mandan callar por doquier! XD Pero es que ya me molestan profundamente en el cine (que tampoco es barato) pero en los musicales y teatros… ¡Eso si que no!

    Me gusta

    1. Pues no les cuesta mucho lo de decir que son hermanos pero en fin, yo no lo entenderé nunca.

      Yo entiendo que a veces quieren hacer un comentario a su acompañante, pero es que hay quien tiene conversaciones enteras!

      Me gusta

  2. Yo voy a tener que llevar prismáticos porque mis entradas eran las más baratas y esas eran las del paraíso 😦 Con el por saco que me da no verles las caras…

    Cuando vi el musical de La Bella y la Bestia, Daniel Diges hacía de Gastón pero esa noche no fue D: Espero que se digne a venir al de Los Miserables cuando vaya yo ¬¬”

    Me gusta

    1. Las mías tampoco eran las más caras y no estaba mal, más hacia atrás ya no se podía estar y se veía bien, así que igual hasta les ves las caras con las tuyas!

      Aquí creo que hubo una representación en la que no estuvo, pero espero que esté en la tuya 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: