Libros: Norte y sur, Elizabeth Gaskell

libro_1253095426 A través de la historia de Margaret Hale, una joven del sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al norte, Elizabeth Gaskell plasma los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el sur donde ha nacido simboliza el idilio rural; frente a él, el norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetrando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos –desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil, por quien siente una creciente atracción_, tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios; y del mismo modo, su condición de mujer subordinada evolucionará hacia una madura aceptación de sí misma y de sus sentimientos.

Nadie podría explicarlo mejor ¿no? A no ser que seas como muchas de los resúmenes que he leído donde dicen que Margaret se va al norte porque se casa. Nada más alejado de la realidad, porque vaya tela tiene Margaret con sus pretendientes y el amor.

Tenía un montón de esperanzas puestas en este libro. No es que no me haya gustado (¡me ha gustado!), pero se ve que soy incapaz de disfrutar este tipo de libros, debe ser por el rollo que le echan cuando hablan entre ellos, sobretodo de huelgas y de trabajadores.

Margaret es hija de un pastor de parroquia de pueblo y de ama de casa (como no, claro), ha vivido con su tía y prima en Londres durante una temporada pero tiene que volver a su amado Helstone. Lo que pasa es que su padre pierde la fe y la esperanza y decide abandonar la parroquia e irse con la familia a Milton, una ciudad industrial que está surgiendo en el norte de Inglaterra.

Se supone que el libro va del choque cultural que viven Margaret y su familia cuando se mudan desde el sur hasta el norte, pero yo lo he visto más como la industralización y las luchas obreras, que hay unas cuantas. Aunque todo entra dentro del tema, porque en Helstone hay de todo menos industrias, trabajadores, humo…

Margaret llega a MIlton y pretende vivir como vivía en Helstone, encuentra a una familia pobre a la que ayudar, pasea por las fábricas, cuida de su madre enferma, entretiene a los caballeros a los que da clase su padre, etc, etc.

El caso es que la fulgurante Milton  tiene problemas, los mandamases de las fábricas de tejidos dicen que están teniendo pérdidas y quieren bajar el sueldo a los trabajadores, que, claro, se niegan, y empiezan con huelgas y disturbios. Y claro, como el estudiante preferido del señor Hale es un jefe de fábrica, pues nos cuentan también sus problemas financieros y con sus trabajadores, que no todo es Margaret yendo a hablar con la chica enferma. Que tampoco me extraña que esté tan enferma de los pulmones (me extraña más que sea la única), porque no veas la de cabos sueltos que van volando por las fábricas, derechitos a los pulmones de la gente tienen que ir.  (Esto último lo he visto en la miniserie, de la que hablaremos mañana.)

La pobre Margaret sufre lo que no está escrito, desde luego quién le mandaría irse de Londres, entre que se muda, que su madre tiene problemas de salud, que se muere todo el mundo a su alrededor, que no es suficientemente buena para casarse con nadie

norte y sur libro

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: