Libros: Grandes esperanzas, Charles Dickens

grandes-esperanzas-dickens-charles

Tenía muchas ganas de leer este clásico de la literatura, me ha costado una barbaridad acabarlo porque últimamente tengo mucho sueño y cada vez que cogía el libro se me cerraban los ojos. Supongo que por eso me ha parecido que me he aburrido un poco, pero en realidad me ha gustado.

Esto va de un niño que vive con su hermana y su marido en la herrería que regenta el cuñado. Un día conoce a un fugitivo al que le da una lima para que escape y poco después su fortuna cambia cuando la Señorita Havisham, una señora muy extraña que vive en una casa medio abandonada, le elige como compañero de juegos de su hija adoptiva. Pero Pip, el niño, se hace mayor, entra como aprendiz en la herrería de su cuñado y deja de ir a casa de la Señorita Havisham. Y otra vez su fortuna vuelve a cambiar radicalmente cuando un benefactor desconocido le da una paga y le envía a Londres para convertirse en caballero, algo que ha deseado desde que se dio cuenta de que ser herrero no le hacía lo suficientemente bueno para Estella, la hija de la señorita Havisham.

Me parece muy muy fuerte que a pesar de ser tan amigo de Joe, el cuñado, de la complicidad que tienen porque su hermana les cría a mano a los dos (o sea que les pega unas palizas que flipas), se olvida enseguida de su familia cuando llega a Londres, a veces se acuerda de ellos pero se nota que se avergüenza un montón de su antigua vida.

Realmente no sé qué hace Pip en Londres para “educarse”, a parte de meterse en todo tipo de deudas, ir a clubs de caballeros a hacer como que es de buena familia  y pensar en Estella.

El personaje de la Señorita Havisham me fascina. Una mujer que se ha quedado parada para siempre en el día de su boda sin celebrar. Me parece increíble que decidiera hasta parar los relojes en la hora exacta y dejar la mesa puesta, con la tarta nupcial y todo, llenarse de telarañas (y demás mierda) por los siglos de los siglos. Y va medio descalza por la vida. Y le da igual.

Luego te pasas el libro pensando en quién será el misterioso benefactor de Pip, igual que él, que cree que es la señorita Havisham pero ni ella ni nadie le quiere decir nada.

Bueno, ahora tengo muchas más ganas de leer otros libros de Dickens. Pero a saber cuando, este ya lo adelanté de la lista de libros para llegar a tiempo al estreno de la película. Lo que sí que he visto es la miniserie de la BBC de 2011, mañana post. Y si veo la película, tendré el post para el miércoles, así que esta semana va a parecer un especial “Grandes Esperanzas”.

 esperanzas

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: