Va de series: Pushing Daisies (Criando malvas)

Esta es una de las primeras series que empecé a ver hace unos tres años, pero la dejé sin querer. Ahora la he retomado porque no me gusta tener cosas pendientes y aquí estoy, contando lo que me ha parecido.

Bueno, es una serie pastelosa de verdad. En todos los sentidos. El protagonista es pastelero y su relación con Chuck no puede ser más cursi y empalagosa. (Sobretodo en los primeros capítulos, que no paraban de decirse cursiladas y mirarse como si se fueran a derretir.) Si hasta al detective le dan ganas de pegarles una bofetada para que espabilen.

La serie va sobre un chico que es pastelero y tiene el maravilloso don de resucitar a los muertos, pero solo durante un minuto, porque si están resucitados durante más tiempo, otra persona cercana morirá. Otra cosa mala que tiene el tema es que si los vuelve a tocar, se vuelven a morir. En su tiempo libre trabaja con un detective privado resolviendo asesinatos, básicamente van al depósito, toca al muerto, les dice lo que le ha pasado, le vuelven a tocar y luego investigan lo que les ha dicho. Hasta que un día tiene que investigar la muerte de su amor de la niñez, la tal Chuck, pero decide no volverla a tocar nunca más, y desde entonces están todos pastelosos sin poder tocarse porque si no, la chica se muere otra vez.

El pastelero también tiene un perro al que tampoco puede tocar porque le atropelló un camión y lo tocó.

En cada episodio tienen un asesinato nuevo, así que aunque no lo parezca básicamente la serie es un procedimental. Todo esto mientras la chica se esconde de sus tías que se creen que está muerta, y la camarera de la pastelería odia a la chica porque está enamorada del pastelero.

Lo que me ha gustado de la serie son los vivos colores que hay por doquier y la estética, claro. Hasta el depósito de cadáveres está pintado de colores tan vivos que no es deprimente. De hecho de vez en cuando me recordaba un poco a Big Fish. La serie tiene dos temporadas, la primera tiene 9 episodios y la segunda 13, duran unos 40 minutos cada uno.

Pero si van vestidos sí que se pueden tocar ¿no?

Por otra parte, el pastelero (Lee Pace), hace de Thranduil en El Hobbit y cada vez que lo veía no podía dejar de imaginármelo así:

pushing

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: