Libros: La costurera, Frances de Pontes Peebles

portada-costurera_grande Dos hermanas en 1928. Viven en un pueblo perdido en el interior de Brasil, Taquaritinga, su tía es la costurera del pueblo y las envía a clase de costura para que aprendan a usar la máquina de coser. Una de ellas se cayó de un árbol cuando era pequeña, se rompió el brazo y no se le curó bien, así que lo tiene doblado de por vida. La gente del pueblo la llama Gramola. La otra sueña con salir del pueblo e ir a vivir a la ciudad, se ha enamorado del profesor de costura y quiere escaparse con él, pero al final de las clases el hombre le dice que no quiere saber nada de ella, así que Emilia tiene que quedarse en el pueblo hasta que ahorre lo suficiente para poder pagarse un billete de tren.

Pero los cangancieros llegan al pueblo. Son unos bandidos que van por la caatinga básicamente mareando al personal. El capitán conoce a la Gramola en el pueblo y decide que quiere que se vaya con ellos. Pero los cangancerios nunca llevan mujeres (porque dan mala suerte), y por eso todo el mundo piensa que la han matado cuando se va del pueblo con ellos. Pero no, está vivita y coleando, le consiguen una máquina de coser y se dedica a hacer ropa a los bandidos y a bordársela.

Emilia conoce a un chico de la ciudad de Recife que ha venido a pasar una temporada con el hijo del coronel de su pueblo, y le pide que se vaya a Recife con él y que se casen. Ella quiere irse del pueblo y él tener una tapadera, así que se van juntos. Emilia no es demasiado bien acogida en la ciudad por su suegra, que es una mujer de la alta sociedad (o más quisiera ella), y le da vergüenza salir a la calle con Emilia y sus modales.

El libro me ha gustado, sobretodo al principio, porque me parece que luego se desinfla un poco.

Se me ha hecho larguísimo, al principio me interesaba más lo que le pasaba a Emilia que a Gramola pero una vez llega a Recife y la suegra empieza  a pasar de ella, deja de interesarme demasiado, así que lo seguí leyendo por inercia, porque resulta que empieza por el final y luego vuelve a la historia desde el principio y claro, quería saber como llegaban ahí.

Lo que me ha sorprendido es la crudeza con la que cuenta el tema de la sequía, es que lo sentía como si estuviera pasando de verdad. Me imaginaba a la gente muriéndose de sed, los ríos secos, buscando agua en el interior de las plantas y los árboles, sin nada que comer… ¡No malgastéis agua!

costurera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: