Libros: Mil soles espléndidos, Khaled Hosseini

mil soles espléndidosMariam es una niña bastarda en Herat, cuando su padre (un rico empresario) deja embarazada a su madre (el ama de llaves), les construye una cabaña a las afueras de la ciudad para que vivan tranquilas sin que nadie las mire por su indecencia. Mariam quiere mucho a su padre y espera que venga a verla cada jueves, pero lo que ella más quiere es conocer a sus medio hermanos e ir a ver una película al cine de su padre. 

Al morir su madre, el padre decide casarla con un zapatero de Kabul y, aunque ella es un poco joven y él un poco mayor, no le queda más remedio que aceptar e irse a vivir a otra ciudad.

La otra protagonista de la historia es Laila, un niña de Kabul que, por circunstancias de la vida, va a unir su destino con Mariam para siempre.

Me ha sorprendido este libro, leí hace poco Cometas en el cielo, del mismo autor y creo que esta historia me ha gustado incluso más. Me encanta coger un libro que en realidad no sabes de que va (o no te acuerdas) e ir descubriéndolo poco a poco.

Habla también del golpe de estado que convirtió al país en una república en 1973, del comunismo,  de la “ocupación” rusa, la guerra civil que vino después, del movimiento talibán de 1966 y, como no, del ataque a las torres gemelas de 2001, porque es un libro que abarca muchos años de historia.

Me ha gustado bastante, igual que en Cometas en el cielo, me gusta como el autor cuenta la historia y la hace avanzar. Como digo, no sabía de qué iba y me ha sorprendido, la historia de las mujeres hace sufrir un poco. Y el final incluso sorprende (no mucho, la verdad, pero bueno), lo que no entiendo es por qué Laila decide volver a Kabul al final. O sea sí que lo entiendo pero no lo comparto.  Estás tú que yo vuelvo, no me ven el pelo ni loca. Pero está claro que la tierra tira mucho.

Luego también está el tema del burka, por supuesto. El marido de Mariam obligándola a llevarlo porque no es decoroso que una mujer se deje ver en público ni que un hombre mire a la mujer de otro hombre. La pobre se tiene que aguantar, pero en el fondo le gusta porque así efectivamente nadie la mira, nadie la señala con el dedo y dice que es una bastarda, como le decía su madre que harían si iba a la ciudad a ver a su padre.  Realmente la vida de Mariam me da mucha pena, primero su madre recordándole siempre que es una bastarda y que su padre no la quiere, su padre avergonzándose de ella, casándola con un hombre que no es el mejor hombre del mundo (para qué negarlo), perdiendo a sus bebés cuando se queda embarazada

mil soles esplendidos

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: