Libros: La saga de los malditos, Chufo Lloréns

Por una parte tenemos a Hanna Pardenwolk y sus hermanos, unos alemanes medio judíos que viven en Berlín cuando Hitler llega al poder y que están en todos los tinglados antinazis quieran o no. Y por otra a Esther y Simón en Toledo durante el siglo XIV y los alzamientos contra los judíos. Efectivamente, he estado todo el libro intentando adivinar qué unía a estas dos familias.

Se me ha hecho muy muy largo (998 páginas aunque en realidad las últimas 40 eran notas a pie de página), ninguno de los personajes me ha llegado lo suficiente para querer saber lo que le pasaba al final.

Esther y Simón son unos pesados de la vida, como son adolescentes y están enamorados se creen que tienen derecho a decir todo el rato que van a matarse si no pueden estar juntos. (Supongo que cada uno se matará a sí mismo y no al otro, vamos) Pesadilla de amor adolescente.

Aunque a ratos me acordaba de El invierno del mundo, será por la temática o será por la cantidad de personajes (qué va, aquí en realidad no hay tantos ni tan bien liados como en el libro de Ken Follet). Ya había leído un par de libros de Chufo Lloréns, Te daré la tierraMar de fuego que es la continuación del primero, y la verdad, que después de este último no tenía ningunas ganas de seguir leyendo a este autor pero me decidí por darle otra oportunidad porque Te daré la tierra me gustó mucho.

Pero a este hombre parece que le paguen por palabras, menudos rodeos dan los personajes para decir cualquier cosa. Ya le pasaba en Mar de fuego y le sigue pasando, se explaya una barbaridad para contar cualquier minucia sobretodo en la parte de los judíos españoles, que a veces parece que como es un libro histórico tienen que hablar así por norma general, y hace que acabe leyendo casi en diagonal para no tragarme toda esa verborrea que no sirve para nada. (No, no sirve para que conozcas más al personaje que habla, porque es que todos dicen lo mismo una y otra vez y acaban siendo todos tan parecidos en su forma de hablar que no los diferencias.)

Tenía que haber contado las veces que este hombre ha escrito “contra más” y “nadar y guardar la ropa”, pero sobretodo “contra más”.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: