Minisodios: La aprovechada

Todos tenemos un amigo aprovechado, ese que solo llama cuando necesita algo de ti ¿verdad? (Si no lo tienes es porque eres tú el amigo aprovechado), yo ahora mismo creo que no tengo ninguno (así que soy yo) pero hace unos años me juntaba con una chica que ha perfeccionado la definición de amigo aprovechado, os voy a dejar algunos ejemplos para que veáis que no miento:

El día que me hizo ir a su casa a verla cenar (porque ni siquiera me invitó a cenar a su casa, era solo para hacerle compañía mientras ella cenaba) y luego yo me tenía que ir porque ella se iba de fiesta. Y me lo dijo así “Vente a mi casa un rato y luego te vas porque yo me voy de fiesta”. Al final se le ocurrió decirme si quería ir de fiesta con ella, obviamente le dije que no.

El día que me pidió que fuera a su casa porque se aburría mucho ya que su amiga a quien se lo había pedido antes no podía ir. Cuando ya me había vestido e iba a salir me envió un mensaje para decirme que no fuera, que su amiga al final sí que podía. Luego me dijo que si quería podía ir de todas formas. No le contesté el mensaje.

El día que me pidió un CD de algún grupo de música para grabárselo y luego hizo como que perdía la funda (era original, así que la funda tenía libreto y esas cosas), me preguntó que si me importaba si no me la daba y le dije que sí, que la buscara inmediatamente. Y la encontró en un cajón (el cd estaba dentro del lector del portátil). ¿Alguien esconde las cosas que le dejan en los cajones? Las cosas prestadas no van más allá de encima de la mesa porque se tienen que devolver. Vamos, que quería quedársela para guardar su cd pirata. Un poco más y hace como que lo ha perdido todo y así tiene un cd original con su libreto y su todo por la cara.

El día que quería que fuera a comer con ella porque había tenido que ir por la mañana a un sitio y por la tarde había quedado con otra persona pero para comer estaba sola y me dijo textualmente “vente a comer y luego te vas a tu casa”. Esta vez no me dijo al final si quería ir con ella después, más que nada porque no fui a comer. Esta es parecida a la de ir a verla cenar, pero con desplazamiento incluido en metro.

El día que hizo que fuera a llevarla al entrenamiento. Vino a mi casa. Me pidió casi de rodillas que cogiera el coche y la llevara a su entrenamiento porque nadie de su casa podía llevarla y tenía que estar ahí en media hora. Y NO SE LE HABÍA OCURRIDO ANTES.

Esta es mi preferida: El día que vino a mi casa a la hora de comer para que fuera con ella a buscar una floristería abierta (un domingo a las dos de la tarde) porque había decidido comprarle una rosa a su novia y tuve que ir con ella a ver como todas las floristerías estaban cerradas. Así que preguntó a una señora que pasaba por la calle que le dijo que la mujer de la floristería vivía en la finca de al lado y que llamara a ver y llamó y le dijo a la señora que abriera un momento que quería comprar una rosa a lo que la señora contestó que no iba a abrir para una rosa y que nos fuéramos. Me moría de vergüenza. Me confesó que el regalo era un cd grabado con canciones que les gustaban y que iba a coger la flor de un jardín municipal, bueno, más bien de la rotonda pero que en esa época del año no había flores y no le quedaba más remedio que ir a comprarla.  También se dio cuenta en ese momento y lo necesitaba todo para ya.

El día que se plantó en mi casa para decirme que si podía dormir allí esa noche porque su familia no estaba y le daba miedo quedarse sola y ninguna de sus amigas podía (no se cortaba un pelo en decirme que era su última elección, como veis) y yo le dije que vale sabiendo que no iba a venir y efectivamente no vino porque consiguió que alguna de sus otras amigas fuera a dormir con ella y me lo dijo así. Bueno, por lo menos me avisó, me gustaría puntualizar que cuando apareció en mi casa hacía como dos o tres meses que no sabía nada de ella porque no tenía que pedirme ningún favor.

Y esta es la misma persona que  se pensaba que un referéndum era una fiesta. Y que descubrió que el papel se podía reciclar cuando fue a tirar cartas de sus ex y le dije que no lo tirara a la basura normal.

Está claro que todos hemos pedido algún favor alguna vez, y que los amigos están para estas cosas, pero siempre me ha hecho gracia las personas que solo te hablan para pedirte algo, el resto del año no existes y de repente se les enciende una lucecita y se acuerdan de ti (después de acordarse de 20 personas, claro.) Por cierto, hace como tres o cuatro años que no sé nada de ella. O a encontrado a alguien a quien pedirle estas cosas cuando nadie más puede o se ha vuelto autosuficiente.

10 comentarios sobre “Minisodios: La aprovechada

Agrega el tuyo

  1. A veces soy ese amigo aprovechado, y me sabe mal pedirle cosas a la gente de la que ya no tengo el mismo contacto que antes :S

    Pero nadie se salva de esos mensajes via messenger, e-mail, facebook… pidiéndote unos apuntes, un trabajo o algo por el estilo, verdad?

    Me gusta

    1. Todos pedimos cosas de vez en cuando, a mí tampoco me gusta pedir nada a gente con la que no mantengo contacto de normal, por eso no lo hago, siempre que tengo que pedir algo es a gente cercana, que es lo más lógico. Vamos, digo yo.

      Me gusta

  2. Vaya tela. La verdad es que todos tenemos alguna carga sobre nuestras espaldas, algún amigo gorrón o en su defecto, cansino (cuando no las dos cosas, o incluso las dos cosas a la vez en la misma persona).

    Yo tengo un amigo que es amigo de verdad, es decir, que no sólo me llama para favores, pero que cuando me llama para alguno es como para matarlo. Un pequeño ejemplo es el siguiente:

    El tío tiene un bar en mi pueblo y está allí todo el día (menos cuando le interesa). Me manda un mensaje un día con cierta urgencia para ver si le puedo hacer el favor de ir a su bar (inmediatamente) a ayudarle a conectar un equipo de sonido nuevo que se había comprado, ya que él no sabía hacerlo. Yo tengo algún conocimiento sobre sonido profesional, y al tratarse de un bar pues me imaginé que se había comprado un equipazo. Así que dejo lo que tengo que hacer y me voy a su bar (está a unos 5 minutos andando desde mi casa). Llego allí y me encuentro a mi amigo tras la barra y el bar vacío (o si acaso habría algún tipo) y me dice “ahí está el equipo, a ver si tú me lo puedes poner”.

    Y cuál es mi sorpresa cuando veo que el equipo de música es ¡una minicadena guarripela! Se había comprado una minicadena y me había hecho ir al bar urgentemente para conectársela porque él no sabía. Pero no pienses que es tan extremadamente torpe como para no saber enchufar los altavoces a la minicadena (que era lo único que había que hacer), no. Es que el tío ni siquiera se había molestado en abrir la caja. Vamos, que de favor nada, que sencillamente el colega pasaba de molestarse lo más mínimo, que pa eso ya estoy yo.

    Me gusta

  3. Y cuando el amigo aprovechado se junta con el amigo aprovechado victimista chantajista, con más cuidado has de ir. Yo tenía una amiga que siempre me pedía que la acompañase a todos lados y luego yo le pedía favores y no podía. Pero es que esa amiga cuando yo empecé a decirle que no empezaba a contarme sus miserias y a hacerme chantaje emocional.
    Aún me quedan de esos amigos por desgracia, luego a mi me da cosa pedir favores y si los pido me siento mal.

    Me gusta

  4. En estos momentos cuento con una amiga aprovechada (encajosa) o yo soy muy coda (tacaña). Mi amiga ya es casada y tiene un hijo al parecer el sueldo apenas le alcanza para comer, pero ahora ya tengo mis dudas; les cuento: yo salía a comer sola y debes en cuando yo le decía a ella que sí quería salir a comer conmigo, a lo que ella respondía que no; total que un día me dijo que sí y la invite a comer, así paso como un mes cuando volvimos a salir a comer juntas y de nuevo la invite a comer; total que el periodo de tiempo fue disminuyendo hasta salir a comer 2 veces por semana, pero ya no era yo la que le decía sino que era ella la que se aputaba y siempre pagaba yo. Un día me arme de valor y le dije que no contaba con el dinero suficiente para invitarla a comer cada que saliamos juntas y pues se indigno y me dijo que ella pensaba que yo lo hacia de buena gana y shalala shalala; total que quedamos que cuando ella quisiera salir a comer conmigo ella iba a pagar lo suyo y yo lo mío y pues me la aplico a la primera, porque la siguiente vez que salimos ella me dijo ahora pago yo, lo cual me impresiono y acepte porque pense que me estaba invitando pero NOOOOOOO, a la siguiente ves me dijo que como ella habia pagado la pasada ahora me tocaba a mí pagar esta; la posterior le tocaba a ella pero me salío con que no traía dinero ¬¬, total que vovlvimos a la rutina donde yo siempre pagaba (tiene sus mañas para que así suceda). Total que me canse y para que no me volviera a dar un discurso de lo sufrida que es; salí con que ahora iba a traer comida, entonces ella me dijo que ella igual, pero me sugirio algo que me parecio interesante, me dijo que compartieramos comida GRAN ERROR, porque ella lleva porciones pequeñisimas o no lleva nada y como quedamos en compartir pues yo si le comparto mi comida y al final ninguna de las dos nos llenamos entonces tenemos que salir a comprar algo y siempre tiene excusas o historias tristes para que a la mera hora me convensa y pague yo. Ya no se que hacer porque ahora siento enojo con ella y le he llegado a contestar mal pero siempre me sale con un choro mareador y al final me siento mal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: