Libros: La llama de Alejandría (Sarah Kincaid 2), Michael Peinkofer

Y aquí estamos de nuevo. Si hubiera pensado un poco más lo de seguir con la trilogía igual no me hubiera leído este libro pero en fin.

No sé por qué estamos un año antes de los sucesos del anterior libro, en 1882. O sea, que es una precuela. Puede que nos enteremos lo que le pasó al padre de Sarah y tenemos de vuelta a Du Gard, que era un personaje que me gustaba bastante. Y no os creáis que me he equivocado y he empezado por el segundo en vez de por el primero, que he mirado varias veces en varios sitios a ver si era así y no.

Es posible que el autor se diera cuenta de lo poco que cuenta sobre los personajes en la primera novela  y decidiera hacer esto con esta para poder adentrarse un poco en lo que les deparó el pasado. De hecho, al final el autor explica que veía necesario que supiéramos qué le había pasado al padre y por qué Sarah era como era. Si es que soy un genio.

Sarah va a París a dar una conferencia porque su padre está en Egipto haciendo algo de suma importancia aunque no sabemos el qué. Conoce a Du Gard que es amigo de su padre y le da un cubo que le había dado para ella.

Se emociona con el cubo y algo le hace pensar que su padre está en Alejandría así que se quiere ir allí. Luego les secuestran  y les cuentan la verdad sobre el cubo pero se escapan. Y en vez de seguir hacia Alejandría sin más, la tía toda cabezona vuelve a donde la tenían secuestrada a ver si la volvían a pillar o algo.

Yo ya estaba pensando que se quedaría allí para siempre mirando a ver si el cubo era esto o lo otro pero no, al final llega a Alejandría, donde hay una revuelta y está a punto de empezar una guerra, pero le da igual tener que ir escondiéndose de todos los soldados que hay por la ciudad, porque si no, no sería un libro de aventuras.

Y huyendo de unos soldados acaban en una gruta que han descubierto los de la expedición de su padre y ve algunas cosas curiosas pero los soldados los apresan y no puede seguir mirando. Gente que lleva 4 semanas en una mazmorra sin comer y bebiendo de la humedad de las paredes y luego salen y no están débiles. Pueden correr por túneles como si fueran deportistas sin cansarse.

Luego está el típico descubrimiento de la expedición pero los malos van detrás de ellos (porque nunca son lo suficientemente listos como para descubrir las cosas solos, van siempre detrás de los protas), y hay una lucha con los malos. Aquí es donde el malo principal cuenta todos sus propósitos (aunque eso en este libro ya lo han hecho al principio) y hace que la historia tenga sentido (o no).

Pues me ha gustado tan poco que he decidido no seguir leyendo la saga esta, así de claro. El primero me pareció original más que nada por el tema de la fecha en que está basado pero este me ha parecido tan tópico que me he aburrido un montón leyéndolo. Tengo que dejar apartados durante un tiempo este tipo de libros porque me parece que ya estoy saturada.

2 comentarios sobre “Libros: La llama de Alejandría (Sarah Kincaid 2), Michael Peinkofer

Agrega el tuyo

  1. Hola.

    Acabo de terminar este libro -tras leer “La maldición de Thot”- y he tenido la misma impresión que tú, así que no sé si seguiré en un futuro con los siguientes libros de esta serie de Sarah Kincaid…

    Echando un ojo a la parte literaria de tu blog, parece que mis próximos candidatos serán: “Perdida”, “La voz dormida”, “Señoras y criadas”, o, más probablemente “Viajo sola”.

    Paralelamente estoy leyendo “Hisotria de España para escépticos” y me está gustando mucho.

    Me ha llamado la atención tu gusto por la saga de Robert Langdon (“Ángeles y demonios”, etc…) Yo lei los tres primeros… y cada uno me gustó menos que el anterior, por lo que decidí que “Inferno” no era para mí.

    Gracias por tu blog.

    Saludos.

    Me gusta

    1. ¡Hola! Ya te aviso que no he seguido para nada con esta serie, de hecho es que ni me acuerdo de ella.
      Me alegro de que hayas sacado tus próximas lecturas gracias a mis entradas, “Viajo sola” lo leí hace poco y me gustó muchísimo. Bueno y los demás también.
      Lo de Robert Langdon tiene una explicación, y es que me encantan ese tipo de libros, he leído un montón de historias por el estilo.
      Gracias a ti por leer el blog. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: