Va de miniseries: Titanic (2012)

Con motivo del centenario del hundimiento más famoso del mundo mundial, va el creador de Downton Abbey y nos planta una miniserie de cuatro episodios contándonos la historia a su manera. Y la vemos. Por supuesto que la vemos. Aunque tengamos thalasofobia y nos queramos morir cada vez que vemos el barco hundirse, porque también somos masocas.

El primer episodio me parece que va excesivamente rápido, presentación de una barbaridad de personajes y yo no me he quedado con la cara ni de la mitad, y a los 30 minutos ya se estaba hundiendo el barco y subiendo a la gente a los botes salvavidas. Pero es que vamos a episodio por clase, así que ya conocemos a los pasajeros de la primera clase, donde hay odios y enemistades, jo, es que hay una que es una actriz estadounidense famosa y los grandes señores ingleses no aguantan que ella y su madre sean tan simplonas y estén en primera clase como ellos. Qué desgracia.

SEGUNDO EPISODIO

Hay un flashback y vemos las obras del barco. Es interesante porque eso no nos lo habían contado en ninguna versión de la historia, o por lo menos en las que yo he visto, vamos. La gente discutiendo por el número de botes salvavidas e intentando adelantar los trabajos para poder acabar pronto y hacer el primer viaje. Aunque no se explayan mucho, la verdad, es la forma de contarnos un poco la historia de algunos de los personajes que no habíamos conocido muy bien en el primer capítulo. Los de segunda clase. Que ya hemos dicho que vamos a episodio por clase.

La historia había empezado excesivamente rápido en el primer capítulo, pero ahora, vamos viendo como se entrecruzan las historias y los personajes que vimos durante dos segundos en el primero y entendemos más algunas cosas.

Maravilloso sombrero para ir a misa en el barco y no dejar ver a quien se siente detrás.

Señoras de primera clase que se quejan porque hay gente que no son tan buenos como ella y no se merecen estar en primera clase, ni siquiera cruzar el Atlántico. Como en el primer capítulo.

Y entonces vuelven a embarcar, vuelven a pasar unos días a bordo, el barco vuelve a empezarse a hundir. Con lo nerviosa que me pongo cuando el barco se hunde (pedazo de espoiler, eh?) y ya lo he tenido que ver dos veces.

Es una forma un poco extraña de contárnoslo pero la verdad es que con esta cantidad de personajes que tenemos, nos podríamos haber vuelto locos con todos a la vez. Aunque no os creáis que me he enterado de los nombres de la mitad.

TERCER EPISODIO

Más de lo mismo, conocemos un poco más a otros personajes, esta vez los de tercera y algunos tripulantes: el italiano camarero y la camarera del comedor de los sirvientes de primera clase, la mujer del electricista y el ruso, y el problema que tiene la sirvienta de no se quién de primera clase. Y entonces el barco se vuelve a hundir y ya van tres veces.

CUARTO EPISODIO

Y aquí viene el tema, porque el barco se hunde irremediablemente y vemos como algunos suben a botes, otros no, unos se declaran, otros no, unos sobreviven, otros no. La verdad es que ha sido muy triste, como todas las veces que he visto hundirse el Titanic en unas y otras versiones. Y entonces me acuerdo de no subirme nunca a un barco. Bueno, el mar no es mi mejor amigo precisamente, pero aún pensaba que podía hacerlo algún día. Pero va  ser que no. No sea que me tope con un iceberg y muera congelada.

Ah, y me he acordado de Lost. Y de una escena que esperaba que saliera pero no ha salido. Me alegro, porque entonces sí que hubiera sido triste, triste.

No, enserio, han sido demasiados personajes, no se ha profundizado en ninguno, muchos no sabemos como acaban exactamente, aunque está bastante claro, pero bueno.

Y otra cosa, tengo que nombrar ahora a la gente que va a ver Titanic (la peli del dicaprio y la winslet) en 3D al cine y se queja de que es solo para ver el iceber en 3D ¿y qué querían? Dios, qué gente.

 Le pongo cuatro aunque ya me supiera el final.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: