La excursión de la semana: La Alhambra, Granada (Primera parte)

Ya era hora ¿eh?

No se puede ir a Granada sin pasar por aquí (bueno sí, si ya has estado, otra explicación es imposible). Así que sacamos nuestras entradas anticipadas por sevicaixa, para quitarnos de encima colas , aunque al parecer no hizo falta, porque, aunque entramos nada mas averiguar donde estaba la entrada, no había demasiadas colas. ¿Por qué? Pues porque estaba cayendo el diluvio universal.

Bueno, en realidad en ese momento no, pero se había pasado la noche lloviendo y luego si que descargó, sí.

Así que he visto la Alhambra mojada. Igual que se mojó mi rodilla en ese momento en que me agaché para hacer la primera foto a una fuente. Ya no me agaché más.

Empezamos nuestra visita por los Jardines y el Palacio del Generalife:

 Aquí nos asaltó un arcoiris, pero la foto no salió bien 😦

Me hace gracia porque el Generalife era el palacio de verano de los sultanes moros. ¡Pues está a 500 metros de los palacios que habitaban normalmente!

Después de esta primera toma de contacto, nos dirigimos a la Alhambra en sí, donde están el resto de edificios que la forman. Por el paseíto que nos marca la organización pasamos por las torres, el parador (que antes era el Convento de San Francisco), nos quedamos alucinando porque ¡hay casas! ¡la gente vive ahí dentro! ¡Hay una oficina de correos!

Este Palacio se construyó para Carlos V, pero no se tiene constancia de que haya estado viviendo aquí alguna vez. También tiene unos aposentos en los Palacios Nazaríes, donde estuvo en su viaje de bodas. El patio del Palacio es circular, que es algo que no se ve en muchos palacios, hay uno en las Islas Baleares (no recuerdo en cual) que también lo tiene así.

Dentro hay un museo de Bellas Artes y puedes alquilar las audioguías, que cuestan 6€, pero tienen que valer la pena porque los turistas ponían unas caras de estar flipando.

En la primera foto sale una mujer con el paraguas desecho casi, me hacía gracia que saliera en la foto, así que la hice (tengo otra sin ella, no os preocupéis) y en la tercera se puede ver la lluvia si la hacéis grande.

La Alcazaba es la zona más antigua de la ciudadela, en la primera foto tenemos la Puerta del Vino, por donde se entra a la Plaza de los Aljibes y de ahí entramos a la alcazaba. La segunda foto es la zona donde tenían la vivienda los soldados que vivían en la fortificación, a la izquierda hay un pasillo por donde puede pasear por la muralla. Luego se puede subir a la tercera foto, la torre de la Vela es donde están las banderas y la campana.

Desde toda esta zona hay unas vistas de la ciudad estupendas, tengo una con un cielo de tormenta que da hasta miedo. Y en la cuarta vemos una inscripción en el Jardín de los Adarves “Dale limosna mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada”, una inscripción que vemos también por la ciudad.

Después de esto nos tuvimos que refugiar un rato en el Palacio de Carlos V porque estaba lloviendo una barbaridad, y a la una teníamos la entrada a los Palacios nazaríes, mientras llovía lo que no he visto llover en mi vida, qué mala suerte. Pero eso os lo enseñaré en el próximo post que esto se hace muy largo.

Por cierto, a la Alhambra subimos en mini autobús, cuesta 1.20€ y se coge delante de la Catedral (en la Avenida).

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: