La excursión de la semana: Mercadillo artesanal de Buñol

Como cada primero de mes, se celebra en el castillo de esta localidad que quizá os suene a tomatina, un mercadillo de cosas artesanales.

No había ido nunca, pero tenía planeado pasar por el pueblo ese día, así que me pasé por el castillo para ver qué tal estaba:

El mercado artesanal se monta los primeros domingos de cada mes, de 11 a 14 horas. Y también hay actividades, y se pueden visitar las torres, el museo etnográfico y el museo arqueológico que están en la segunda plaza (en el recinto sur). Y es que el castillo me ha resultado muy curioso.

Está completamente enclavado en el pueblo, tanto, ¡que dentro de él vive gente!

Vale, ya sé que no es una cosa anormal que antiguamente se construyeran casas pegadas a las murallas de los castillos, pero nunca había visto uno donde, después de cruzar el puente del foso (que ahora es una calle, por cierto) y entrar a la plaza de armas, en vez de ver murallas alrededor, ver casas habitadas.

De hecho, de las construcciones originales queda poca cosa y lo que queda está totalmente restaurado (y en algunos casos, demasiado modernos, un poco más y llaman a  Calatrava para que les haga un puente)

El Mercado se expone tanto en la plaza de armas, como en la plaza del recinto sur, donde antiguamente estaba el Palacio de los condes y la Iglesia del Salvador, que ahora es el Museo Etnográfico.

Aproveché para entrar al museo mientras se animaba un poco la cosa en el mercado y se acababan de montar algunos puestos.

Brutal el gotelé que tiene la iglesia por dentro. Como pases la mano por la pared te arranca la mitad de la piel.

En otro orden de cosas, también en esta plaza se puede visitar el museo arqueológico, con restos íberos, romanos, musulmanes e incluso un pozo musulmán que hay excavado ahí mismo. A mí me llamaron poderosamente la atención estos dedales:

De vuelta al mercado, en los puestos se podían comprar broches, complementos para el pelo, bolsos,  cajas de madera decoradas, cerámica, capazos y otras cosas de esparto, muñecos hechos a mano, pulseras, collares, anillos, (no había visto tantas cosas hechas con anillas de refrescos juntas en la vida) almohadas de semillas, cuadros, bálsamos, masajes, etc.

Por ahí arriba os he dejado el link al blog del mercado, pero por si os interesa mucho:

http://viveelcastillobunyol.blogspot.com

Y después de eso, a comer a Venta Gaeta, el flan sigue siendo una locura, para mi cumpleaños quiero flanes de Venta Gaeta.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: