donando sangre

15 Feb

Como ya sabréis, yo soy muy buena persona y todas esas cosas, así que el viernes, como me aburría en casa (y eso que el viernes fue un día ajetreado) y daba la casualidad de que el autobús de la sangre estaba en mi centro de salud, me puse manga corta y crucé mi maravilloso pueblo para que me sangraran cual vampiros.

Mi padre fue una vez al centro de transfusiones y nunca más ha vuelto al autobús del centro de salud, porque dice que en el centro le tratan infinitas veces mejor (y le dan mejores regalos, eso también). Y creo que tiene razón.

Llego ahí, muerta de frío y cansada porque últimamente me canso a la mínima que hago y me acababa de cruzar el pueblo a paso rápido ( no sé para qué, si todavía no había acabado la digestión de la merienda y no había prisa ninguna) , y una enfermera me dice que si vengo a donar. Pues claro, como si hubiera médico por la tarde o algo en este pueblucho. Me pregunta por mi tarjeta, le digo que nunca la tuve. Me hace rellenar el papelito con preguntas íntimas (la primera vez que doné puse sin querer que había estado en centroamérica y había cogido la malaria, no sé en qué estaba pensando), me imprime un papel con mis datos y voy a que me tomen la tensión. Me dicen que me quite el abrigo, le respondo que obviamente mientras pienso que no voy a donar sangre con el abrigo puesto, que no soy gilipollas. Así que me quito el abrigo, el jersey y me quedo en manga corta. Me miran. Me hacen pasar detrás del señor éste a que me pinche el médico en un dedo (y me haga un montón de sangre). No entiendo donde tengo que ir. Me trata como gilipollas otra vez y me lo vuelve a explicar hablando muy lento. Le digo que ya lo  había entendido,que no había escuchado donde había que ir. Me espero.

A una mujer le dicen que tiene el hierro alto (o bajo, no sé) y que no puede donar, aún así le dan el bocata y la coca cola. (La razón principal por la que iba era que no había merienda en casa). La hija de la señora no paraba de toquetear un móvil táctil y de marear a su madre.

Bueno, entro al médico, me pincha, me sale sangre a borbotones, me hace las preguntas del papel otra vez. Me aseguro de no haber vuelto a decir que había estado en centroamérica. Me deja pasar a las camillas. Me sigue saliendo sangre del dedo.

Entro a la zona de camillas, antes conocida como sala de espera para el pediatra. Allí hay cinco o seis enfermeras más (no sé para qué tantas, la verdad) entrando y saliendo de una consulta, diciendo que estaban merendando, que si alguna de las otras quería un bollo de chocolate o kikos y que dejaba un puñado de kikos encima de la mesa donde estaban las vendas y todo el material donante.

Así que al final me pinchan y me ponen toda la parafernalia de bolsas y tubos y demás. Eso sí, todo pegado al brazo con esparadrapo transparente. Cuando termino, me quita todo eso y me pone una tirita en la herida, encima una gasa y la gasa sujetada con más esparadrapo que me ocupa medio brazo. Me duele (por cierto, que me había puesto la goma esa al principio más apretada que nunca, a los diez segundos ya no me sentía la mano, menos mal que la aflojó cuando me pinchó).

Al salir me dan un bocata y una trina. Por fin la merienda!!!!! y de regalo un boli de dona sangre. Mi padre fue el jueves al hospital y le dieron un bote de crema ¬¬ yo quería un bote de crema. El año pasado me dieron un metro.

Y me fuí cuando las amables señoras del pueblo, que parecían voluntarias o las dueñas del centro de salud me dejaron irme.

Al día siguiente intenté quitarme todo el esparadrapo que llevaba en el brazo, que no me había dejado dormir, porque a la mínima que lo doblaba me empezaba a cortar el flujo sanguíneo, llevaba unas marcas que parecía que me había pegado unos latigazos.

8 comentarios to “donando sangre”

  1. La Tentación de Eva 15 febrero 2010 a 13:31 #

    Bueno yo cuando dono me queda el brazo hecho un cristo, lleno de moratones, y la última vez me dio un mareo que casi me caigo redonda, yo creo que fue la cocacola que me obligaron a beberme antes para que me subiera un poco la presión, que no me apetecía nada de nada.

    Pero bueno, es por una buena causa no?

    Me gusta

    • therwis 15 febrero 2010 a 14:11 #

      es por una buena causa y encima nosotras solo lo podemos hacer dos veces al año, así que el sufrimiento es menor!! jejeje (tengo un mini moratón, espero que no se convierta en maxi, como el que me hicieron cuando me hicieron el análisis,,,)

      Me gusta

  2. María OTERMIN 15 febrero 2010 a 17:37 #

    Hola, acabo de leer tu relato, siento que fuera tan subrealista tu experiencia con la donación. Yo el viernes también doné. En mi caso, aunque lo vengo haciendo desde hace mucho tiempo, no tiene tanto mérito porque lo tengo muy facil (trabajo en una asociación de donantes) y cuando quiero hacerlo no tengo más que pasar al edificio de enfrente. No creas, alguna vez también ocurren cosas subrealistas pero la gente que nos atiende, el personal que está encontacto directo con nosotros es amable, cordial y sobre todo muy profesional. El viernes había una nevada tremenda por aquí y la mañana estaba muy tranquila, se habían cancelado muchas citas para donar plasma o plaquetas de personas que vienen de pueblos cercanos y no tan cercanos, así que las enfermeras muy amables me invitaron si quería hacerlo yo. Como suele ser costumbre me trataron muy bien, estubieron pedientes de mi todo el rato, me dieron un batido mientras donaba y luego un café y un bokata, luego volví a mi trabajo con una tirita que me quité al mediodía cuando fui a casa y nada más, a disfrutar del fin de semana blanco…. Por cierto, conoces el grupo en facebook “Y tu, ¿qué eres?” pues, animate a entrar, por ahí andamos tod@s los positivos, los negativos, los A,B y 0. Anímate a entrar. Un saludo compañera!!!!

    Me gusta

    • therwis 15 febrero 2010 a 17:44 #

      Gracias por tu comentario, María.
      Me alegro de que tú también dones y que lo tengas tan tan fácil, seguro que si más de uno lo tuviera tan a mano, lo haría más a menudo. Nunca he tenido ningún problema donando, ni un mareo ni ningún problema con el personal. Los hay muy atentos que te preguntan a cada rato si estás bien y eso se agradece.

      Mi experiencia tampoco fue mala del todo, que conste, eh? jejeje Volveré dentro de seis meses (a ver si me envían mi tarjetita de una vez, eso sí)

      un saludo y gracias por tu visita y comentario!

      =)

      Me gusta

  3. Lillu 15 febrero 2010 a 19:12 #

    Jo, pues yo estoy un poco avergonzada porque no he donado sangre nunca, en parte porque me da miedito y en parte porque creo que mi sangre no puede ser muy buena por el tema del colesterol. Tengo que hacerme análisis cada 3 meses para controlarlo y tomo medicación, así que me da que no querrán mi sangre repleta de grasas saturadas 😄 De todos modos algún día conseguiré el valor suficiente para preguntarlo bien y atreverme a donar en caso de que pueda, que realmente es algo que me apetece hacer.

    Enhorabuena (y gracias) a los valientes!

    saluditos

    Me gusta

    • therwis 15 febrero 2010 a 19:24 #

      Yo lo hice la primera vez porque vinieron al instituto y, aunque era mi clase preferida, me fui un rato. La segunda vez fue exactamente lo mismo y esta ya por mi propia voluntad. Creo que nunca me han preguntado por el colesterol, pero seguramente tengas razón, si quieres donar, pregúntalo y ya verás que luego hasta parece que eres buena persona y todo!!! jejejeje

      saludos!
      =)

      Me gusta

  4. Yos 15 febrero 2010 a 19:17 #

    No puedo donar sangre, pero lo haría encantado. Lo que no me hace tanta gracia es ese pinchazillo en el dedo para sacar una única gota, eso me supera.

    Me gusta

    • therwis 15 febrero 2010 a 19:26 #

      es mortal lo del pinchazo para una gota. Lo malo es que luego salen mas de una y eso ya te apañarás tú si te desangras por el dedo!!!
      encima creo que duele mas el pinchazo de mierda den el dedo que el del brazo… que luego intenté abrir una botella de agua y me empezó a doler aquello que daba gusto!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: